martes, 29 de junio de 2010

COMUNICACION EN LOS RIOS.

CÓDIGO DE SEÑALES PARA EL KAYAK DE AGUAS BRAVAS .

Todos los que navegamos ríos de aguas bravas sabemos de la dificultad que tenemos a la hora de comunicarnos. El sonido del agua, la humedad, la vegetación, la velocidad del kayakista, el viento, etc., son condicionantes que intervienen en una buena comunicación verbal.

Después de buscar información sobre este tema, he llegado a la conclusión de la necesidad de unificar un código de señales que sea específico de aguas bravas y entre todos, difundirlo lo máximo posible. No se trata de inventar nada nuevo, sino de adaptar y mejorar lo que ya existe.

El código de seguridad de American Whitewater Association es uno de los documentos más específicos que he encontrado y en el que baso esta propuesta.


Los criterios que he considerado necesarios son los siguientes:

  • La pala, será el principal utensilio de comunicación. Es lo más visible y lo que tenemos más a mano.
  • El silbato, se limitará a atraer la atención del grupo en los casos en los que No haya una comunicación visual efectiva o sea estrictamente necesario. Hay que tener en cuenta que estamos en un medio natural y abusar de este medio supondría alterar la tranquilidad natural del lugar.
    Este código de silbato esta basado en el internacional código Morse.
  1. Un silbido para llamar la ATENCIÓN y posteriormente indicar la señal visual.
  2. Dos para indicar ALTO.
  3. Tres para pedir AUXILIO, SOCORRO.
  • Una sola mano, en ríos con cierta dificultad descartaría las señales que requieran la utilización de las dos manos. En ocasiones, soltar la pala para el emisor de las señales, puede colocarlo en una situación comprometida si éste se encuentra en el kayak, supuesto que se da frecuentemente.
  • Hacer un código de señales sencillo y claro para no dar lugar a confusiones. Cuando haya un peligro o un paso complicado hay que explorarlo por uno mismo.

CÓDIGO DE SEÑALES PARA EL KAYAK DE AGUAS BRAVAS :



RECTIFICADA


CONSEJOS, USO Y CONCLUSIONES:

  • Cuando se comparte descenso con un grupo nuevo con el que no se suele remar, lo mejor es hacer un repaso de las señales que vamos a utilizar antes de empezar.

  • La comunicación debe ser bidireccional entre emisor y receptor. Si el compañero se toca el casco para decir que esta bien, yo me toco el casco también, para responderle y que vea que he recibido la información y la he comprendido.

  • Estas señales pueden reemplazarse por otras siempre que el grupo se haya puesto de acuerdo de antemano.

Espero que este tema estimule la participación de todos y pueda contribuir a nuestra seguridad en el río.

Si quieres mandar documentación, fotos, dibujos, etc., contacta a través de mi correo electrónico.

miércoles, 9 de junio de 2010

PIRINEOS. UNA EXPEDICIÓN CON GRANDES COMPAÑEROS DE VIAJE.

Visitar el Pirineo siempre es un placer, pero si encima remas con sol, agua en los ríos y buena compañía, ¿Qué más se puede pedir?.

De Izq. a Derecha; Pedro Santos "Bica", Dimitry "Ruso", António Palavra "TonyWords" y Ricardo Inverno "Ricky".

He aprendido muchas cosas navegando y conviviendo junto a este magnífico grupo de kayakistas portugueses. De entre ellas quería destacar la importancia de tener un buen equipo de amigos dentro y fuera del río. Se dice que a partir de IV grado, en un río, el kayakista está solo y que de él, de su técnica y de su inteligencia depende el afrontar con éxito sus dificultades, pero el grupo también es importante. De él dependen otros factores como la seguridad que transmite, del apoyo psicológico que da a la hora de afrontar un paso, de la coordinación ante un imprevisto o montar una seguridad, de la comunicación rápida e intuitiva, de la empatía con los demás, etc. Un buen grupo puede hacerte crecer. Es un tema importante que no dejaré en el tintero.
Gracias.


El primer día nos encontramos en Sort e hicimos el tramo del Noguera Pallaresa (LLavorsi - Rialp). Llevaba un nivel de agua muy bueno, disfrutamos de sus enormes trenes de olas y de la sensación de navegar en un río de volumen.



Aunque solo sea por tradición es todo un placer navegar uno de los tramos mas populares y clásicos de los Pirineos. La lavadora, el cuarto largo, el cuarto español, el salto del Ángel, ... .



Vaya por delante nuestro agradecimiento a Lluis Rabaneda (Gerente de Roc Roi) por dejarnos un chaleco que necesitábamos y a Elena por atendernos tan amablemente.

Por la tarde hicimos el Alto Noguera con Pablo, un amigo que vive en Sort y que nos guió con mucha maestría.


Entramos en el Refugi del Fornet hasta el embalse de Borén. El nivel estaba alto. El cañón, todo un espectáculo, La Crep potente. En esta ocasión no hicimos fotos, nos apreciamos las cámaras. El entorno es de los más bonitos del pirineo, un bosque de ribera muy cuidado.

Al salir nos despedimos de Pablo y nos dirigimos a Vielha, por el camino recargamos nuestra nevera de última generación.


Una vez en Vielha nos recibió Maroño, un gallego y buen amigo, afincado en esta ciudad y que nos informó de caudales y de posibles ríos para navegar al día siguiente.

Pero antes vendría la cena en un pequeño restaurante.

Dicen que en el Bulli hay que pedir con un año de antelación, sin embargo nosotros solo tubimos que esperar hasta las 11:30h, es lo que tiene cenar en estos sitios.




El Chef de cocina Sr. Dimitri y el Sous Chef Sr. Pedro nos deleitaron con una cena de alto estanding. De primero Ensaladilla Rusa, de segundo Muslo de Pollo a las verduras y de tercero Sopa de Verduras con sabor a pollo. Todo una delicia culinaria. A las 11,30h estaba todo ¡¡buenísimo!!.

A la mañana siguiente quedamos con Alejandro, un valenciano que ha trabajado en Vielha y que ha estado remando con Maroño. Buena gente y con él espero remar dentro de poco por tierras valencianas.


Él nos llevaria al Río Garona, desde Arties hasta Vielha. Tramo de IV grado mantenido, dependiendo del nivel de agua,



con un buén bosque de ribera con el que hay que tener cuidado con algún que otro tronco cruzado.


Es estrecho y muy bonito hasta que te encuentras con uno de estos colectores que vierten al río.



En el trayecto me llamó la atención la cantidad de bocas de colector que vierten al río. Cuando nosotros lo hicimos solo estaba vertiendo este colector. Una lástima que no se cuide mejor porque el río es precioso.




Viella (Vielha) conserva algunos restos de su pasado medieval, como la iglesia de San Miqueu, en cuya fachada se abre una portada románica del siglo XIII y posee una torre octogonal de estilo gótico.
El paisaje del Valle d'Arán sorprende a cada paso, altos picos de más de 3.000 metros y profundos valles, áreas boscosas, zonas de pastos. La vegetación del valle se adapta a su clima atlántico generando paisajes diferentes al del resto del Pirineo catalán. Los bosques de abetos, de tejos, pinos silvestres y hayas caracterizan este extraordinario valle. Según dicen, todavía se conserva el urogallo, especie actualmente protegida por los escasos ejemplares que quedan en la península ibérica.

Por la tarde, Maroño y Marc se unieron al grupo y nos llevaron al Noguera de Tor. Salimos del Pantano de Cardet en pleno paso de IV+, después de este paso se convertía en un III+ con tramos de IV grado hasta el Pantano de Llesp. En el trayecto hay que tener cuidado con algunas varillas de hierro y con alambres de "pastor eléctrico" que utilizan los ganaderos. El Embalse de Llesp lo porteamos y seguimos hasta desembocar con el Ribagorzana. Cuando se llega a la población de El Pont de Suert hay que tener cuidado con unos saltos artificiales.

Al día siguiente nos dirigimos al Irués. Allí nos juntamos con un nutrido grupo de aficionados. Como dice mi buen amigo y doctor D. Javi Troncha, ¡¡Que "barbarité"!!.

Os dejo con una selección de fotos de Dimitri. Gracias por hacernos estas fotos.
















No me olvido de lo que ocurrió al dia siguiente. El Ara estaba a 2,30. Eso lo dejo para la próxima.

Salud a todos y espero volver a veros pronto.