lunes, 27 de septiembre de 2010

DESCUBRIR LA NATURALEZA DESDE UN KAYAK. Las Lavanderas

Lavanderas y secadero en la zona del Puente del Rey, Madrid.

Hoy, con esta introducción, me gustaría tener un pequeño recuerdo a las Lavanderas. Uno de tantos oficios guardados en lo mas profundo de las aguas de nuestros ríos y relegado a la intrahistoria.
Las Lavanderas eran mujeres humildes, viudas o madres de familias numerosas, ancianas e incluso niñas


Niñas lavando ropa, que al fondo aparece tendida (Foto Eulalia Abaitua). Museo Vasco de Bilbao. Finales del S.XIX.

que desempeñaron una penosa labor a la orilla de muchos de los ríos de nuestra geografía, mujeres que por unos pocos reales lavaban la ropa durante todo el día, hiciera frío o calor, cargando con repletos cestos de ropa y un buen trozo de jabón que ellas mismas confeccionaban. El trabajo era interminable, mal pagado e insano. Pasaban muchas horas a la intemperie arrodilladas y sufriendo las inclemencias de las humedades y el frío... a fuerza de piedra, jabón y puños.

Goya fué el primero que reflejó en su pintura el recuerdo de estas mujeres.
También Pio Baroja y otros escritores se hicieron eco de este oficio, e incluso se convirtieron en personajes de la mitología de diferentes regiones, surgieron entonces las xanas, anjanas, lamiñak y otras variantes regionales y comarcales. Según cuenta la leyenda, las lavanderas altoaragonesas sólo pueden ser vistas por personas de corazón limpio, y parece ser que su presencia es gratificante. Si se tiene la fortuna de apoderarse de una de sus prendas, la vida deparará dicha y riqueza. También se dice que con una prenda robada a las encantarias, los debinadores pueden deshacer los hechizos de las brujas.Esta leyenda está extraída del libro "Breve Inventario de Seres Mitológicos, Fantásticos y Misteriosos de Aragón", de Chema Gutiérrez Lera.

En una expedición que organizamos a las Fuentes de Oum er Rbia (en árabe: la madre de las fuentes) del Atlas Medio marroquí, en el año 2006, nos encontramos a lavanderas realizando su trabajo en los margenes del río. Unas gentes que recordaré siempre por la hospitalidad y cariño con el que nos trataron a todo el equipo. Vaya también a ellas nuestro recuerdo y respeto con este vídeo.





Otro misterioso reconocimiento a este oficio viene del mundo de la ornitología, culpable de que descubriera esta actividad como oficio. Una pequeña especie de ave del orden Passeriformes de la familia Motacillidae, llevan el nombre de este oficio; Lavandera blanca (Motacilla alba), Lavandera cascadeña (Motacilla cinerea) y Lavandera boyera (Motacilla flava). Estas aves viven en los margenes de los ríos y por su belleza son unas extraordinarias representantes del recuerdo de todas aquellas mujeres que con su trabajo contribuyeron a la higiene y limpieza de las ropas de nuestros antepasados.



CAPITULO II. A) LAVANDERA BLANCA (Motacilla alba).

Otra anfitriona de excepción de los cursos fluviales es la pequeña pero elegante Lavandera blanca (Motacilla alba), pertenece a la familia Motacillidae y al orden de las Paseriformes, de la que es sin duda la especie más abundante y que nos podemos encontrar con más facilidad desde el kayak.

Mide entre 16 y 18 cm de longitud, incluyendo su característica cola que maneja como si de una batuta se tratara, siempre en movimiento.
Es básicamente grisácea arriba y blancuzca debajo, cara blanca, copete y cogote negros.


Existe la subespecie Motacilla alba yarrellii, originaria de las islas de Gran Bretaña e Irlanda, que será posible observar de forma esporádica en distintos puntos de la península.
En el siguiente dibujo se distinguen las diferentes subespecies y su distribución.

Se alimenta básicamente de invertebrados que consigue en los bordes de los ríos. Suelen hacer sus nidos en puentes, caseríos, ... .

Construyen un nido a nivel del suelo con material vegetal. Pueden realizar hasta 2 polladas el año, y cada una consta de entre 2 y 6 huevos que serán incubados por la hembra.


Los ejemplares de esta especie andan con un balanceo de cola y cabeza constantes, y al volar lo hacen de forma ondulatoria, con fases de rápidos batidos de alas y fases en que cierran las alas.





Aunque es una especie muy abundante, tiene dos grandes amenazas provenientes del hombre: el uso de insecticidas y el abandono de actividades agrícolas.


Según el Libro rojo de las aves de España esta especie no se encuentra amenazada.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

DESCUBRIR LA NATURALEZA DESDE UN KAYAK. INTRODUCCIÓN. CAPITULO I.

En muchas ocasiones, cuando navegamos entre las cristalinas aguas de algún río y nos mezclamos entre sus luces , sus colores, sus formas, sus olores, sus sabores, sin ningún interés en explotarlo, dañarlo o someterlo, tan solo descubrirlo, admirarlo y aprender de él, entonces pienso en lo privilegiados que somos.

Fluir junto con uno de los elementos naturales más vitales de La Tierra: el agua, y hacerlo silenciosamente, sin ningún motor que nos impulse ni distorsione su equilibrio, únicamente con una embarcación de mas de 3000 años de antigüedad, el Kayak y utilizando la energía de la máquina mas perfecta, la energía humana.

En él me encuentro en total comunión con la naturaleza, con la esencia de nosotros mismos, con nuestros miedos, con nuestras virtudes y defectos, ... y la esencia de nuestro medio ambiente; los ríos. Vivir esto y sentirlo es un LUJO. Pero ¿Qué conocemos de ellos?, ¿Qué sabemos de sus auténticos moradores, de su fauna, de su flora, del suelo por el que discurre,...?, ¿Qué sabemos de sus valores naturales, paisajísticos y sociales?.

Considero que siempre estaré en deuda con estos lugares que tanto dan sin pedir nada a cambio. Conocerlos un poco más es un aliciente que me puede ayudar a saldar una mínima parte de esa deuda.

CAPITULO I. EL MIRLO ACUÁTICO.

Uno de mis anfitriones favoritos es el Mirlo Acuático (Cinclus cinclus). Un barrigón de cola corta, negro hollín y color café y "babero" de un blanco deslumbrante.

AUTOR: Fernando Tomás.

Tiene una particularidad que le hace especial, y es que se alimenta de invertebrados acuáticos , y los busca y caza debajo del agua, e incluso andando por el fondo. Para ello, el ave anda a contracorriente con la cabeza baja buscando alimento, la fuerza de la corriente sobre el dorso le mantiene en el fondo, donde escarba y voltea piedrecillas en busca de su alimento, moviéndose con total indiferencia en contra de la corriente.

Nidifica en una gran bola de musgo, escondida en un hueco entre rocas o metida en el agujero de un puente, muchas veces detrás de una cascada que los pájaros atraviesan volando. La mayor parte de las parejas han construido su nido en la última decena de marzo, aunque desde febrero se pueden encontrar nidos completos y aun puestas de huevos. En zonas de montaña los primeros nidos están terminados en la última quincena de abril. Su puesta es de 5 ó 6 huevos. La incubación dura entre 14 y 18 días; los polluelos permanecen en el nido unos 19 a 25 días. Tiene dos puestas anuales.

Tiene una alimentación muy completa y variada, pues lo mismo captura las larvas acuáticas de libélulas, renacuajos o cangrejos, que pesca pequeños peces bajo el agua. En la superficie busca caracoles y limacos, o en un vuelo rápido sobre el agua atrapa mariposas y otros insectos.

En el siguiente vídeo que gravé en el río Ariège en el 2004, se puede observar sus características y nos puede ayudar a identificarlo cuando nos lo encontremos.



Sus principales amenazas son la contaminación de los ríos (a la que es muy sensible), la perturbación humana directa, la construcción de embalses y canales, y el aislamiento geográfico de sus poblaciones, especialmente en el sur peninsular.
Recogido en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas como de Interés Especial.